¿HA TENIDO UN SINIESTRO?,¿HA TENIDO UN ACCIDENTE?,¿HA SUFRIDO UN PERCANCE EN EL HOGAR?,¿NECESITA ASISTENCIA EN CARRETERA?,¿NECESITA ASISTENCIA ESTANDO DE VIAJE?,¿TIENE UNA URGENCIA MEDICA?

Aquí encontrará los teléfonos de contacto de nuestras compañías de seguros en los que puede solicitar asistencia.

Haga clic en el logo de la compañía para acceder a su sitio web.

URGENCIAS MÉDICAS 24H - 902 05 30 17
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN ESPAÑA) - 902 21 21 05 / 91 807 00 50
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN EL EXTRANJERO) - (34) 93 366 95 81
ASISTENCIA EN EL HOGAR, COMERCIO, COMUNIDAD Y PYME - 902 21 21 23 / 91 807 00 51
AUTORIZACIONES MÉDICAS - 902 40 40 84

ATENCIÓN AL CLIENTE - 902 181 202
OFICINA BARCELONA - 93 265 85 87
OFICINA MADRID - 91 781 22 00

URGENCIAS MÉDICAS 24H - 902 05 30 17
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN ESPAÑA) - 902 21 21 05 / 91 807 00 50
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN EL EXTRANJERO) - (34) 93 366 95 81
ASISTENCIA EN EL HOGAR, COMERCIO, COMUNIDAD Y PYME - 902 21 21 23 / 91 807 00 51
AUTORIZACIONES MÉDICAS - 902 40 40 84

ASISTENCIA EN CARRETERA (EN ESPAÑA) - 902 120 090
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN EL EXTRANJERO) - (34) 91 393 90 30
ASISTENCIA EN EL HOGAR - 902 206 208
ASISTENCIA INTEGRAL DECESOS - 902 31 30 32
ASISTENCIA EMBARCACIONES - 902 100 610 (internacional + 34 91 393 90 30)

URGENCIAS Y ASISTENCIA MÉDICA (EN ESPAÑA) - 902 182 182
URGENCIAS Y ASISTENCIA MÉDICA (EN EL EXTRANJERO) - (34) 915 149 900
ASISTENCIA EN CARRETERA - 900 302 020
ASISTENCIA HOGAR Y COMERCIO - 902 367 367
ASISTENCIA EN VIAJE (EN EUROPA) - 902 301 310
ASISTENCIA EN VIAJE (EN EL EXTRANJERO) - (34) 915 949 605
ASISTENCIA SEPELIO - 902 224 223
ASISTENCIA EMBARCACIONES - 900 202 202

GENERAL (SALVO SALUD,DENTAL Y DECESOS) - 902 333 433
ASISTENCIA SANITARIA (EN ESPAÑA) - 902 201 420
ASISTENCIA SANITARIA (EN EL EXTRANJERO) - (34) 91 514 36 09
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN EL EXTRANJERO) - (34) 91 514 99 29
ASISTENCIA DECESOS (EN ESPAÑA) - 902 202 006
ASISTENCIA DECESOS (EN EL EXTRANJERO) - (34) 91 514 99 29

ATENCIÓN AL CLIENTE - 902 07 51 30
ASISTENCIA HOGAR Y MULTIRRIESGOS - 900 243 657
PROTECCIÓN JURÍDICA HOGAR Y MULTIRRIESGOS - 902 108 152
ASISTENCIA EN VIAJE (EN ESPAÑA) - 900 101 369
ASISTENCIA EN VIAJE (EN EL EXTRANJERO) - (34) 934 955 125
SERVICIO DE VEHÍCULO DE SUSTITUCIÓN -  902 193 740
GESTIÓN DE MULTAS - 900 123 077
EXPATRIATES - 902 10 00 70

ASISTENCIA EN EL HOGAR - 902 13 65 24 / +34 91 581 18 28
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN ESPAÑA) - 902 44 88 44
ASISTENCIA EN CARRETERA (EN EL EXTRANJERO) - (34) 91 581 18 18
ASISTENCIA EN VIAJE (EN ESPAÑA) - 902 361 994
ASISTENCIA EN VIAJE (EN EL EXTRANJERO) - (34) 91 581 18 23

Límites a las prohibiciones de actividades en las comunidades de propietarios

Límites a las prohibiciones de actividades en las comunidades de propietarios

Es algo muy habitual la obsesión de la comunidad de propietarios por prohibir el ejercicio de determinadas actividades que se consideran potencialmente molestas para la convivencia. ¿Pueden hacerlo?

En la Ley de Propiedad Horizontal no hay precepto alguno que prohíba que se prevean prohibiciones de actividad o de determinados usos en elementos privativos.

El art. 7.2 de la LPH prevé que “al propietario y ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos”, reconociendo así de forma indirecta la legitimidad de cláusulas prohibitivas o limitativas del uso y disfrute de los pisos y locales.

En idéntico sentido, el art. 553-11. e) del Código Civil de Cataluña declara que son válidas las cláusulas estatutarias que limitan las actividades que pueden realizarse en los elementos privativos.

La doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo (SSTS nº729/2014, de 3 de diciembre; Sentencia nº728/2011, de 24 de octubre; Sentencia nº145/2013, de 4 de marzo; ATS, Sala de lo Civil, de 1 de febrero de 2017, entre otras) sostiene que son válidas las cláusulas de prohibición de una determinada actividad en elementos privativos, pero sujetas a los siguientes límites:

a) Han de constar en los estatutos de la comunidad: no cabe que se fijen en los reglamentos de régimen interior ya que no es este el objeto de estos últimos.

b) La prohibición debe constar de forma expresa, debe ser clara y concisa. No son válidas prohibiciones del tipo “se prohíben todas las actividades que la Comunidad considere molestas”. Recomendamos que se eviten fórmulas genéricas del tipo “quedan prohibidas las actividades consistentes en x, y, z, y otras actividades análogas o similares”.

c) No pueden contravenir la moral, las buenas costumbres, ni el orden público (ej. no es válida la prohibición de que se instalen sedes de partidos políticos de ideología comunista).

d) Tiene que existir un interés legítimo o atendible: a estos efectos es atendible el interés general de la Comunidad de Propietarios (ej. no es válida una prohibición de uso turístico solamente de la vivienda del piso tercero segunda).

Respecto de la normativa catalana, también la doctrina del TSJ de Cataluña y la Direcció General de Dret i d’Entitats Jurídiques han confirmado la legitimidad de normas comunitarias prohibitivas (SSTSJCAT nº 33/2016 de 19 de mayo, nº74/2018, de 13 de

septiembre, y nº4/2019, de 24 de enero; RDGDEJ de 9 de octubre de 2014 y de 6 de febrero de 2017).

Para dotar a las comunidades de propietarios de un mayor dinamismo en su funcionamiento y garantizar la eficacia de su facultad autorregulatoria, el nuevo art. 17.12 de la LPH introducido por el RDL 7/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, rebaja el rígido quórum legal de la unanimidad para la adopción de acuerdos de limitación de uso turístico de vivienda a un quórum reforzado de 3/5 de propietarios y cuotas.

La reforma legal se limita a la prohibición concreta de viviendas para uso turístico, y por tanto, continúa siendo exigible el quórum de la unanimidad para adoptar acuerdos de prohibición de otros usos y/o actividades (bar, restaurante, discoteca, etc.), conforme a lo dispuesto en el art. 17.6 de la LPH.

En Cataluña, los acuerdos de limitación o prohibición de usos o actividades se pueden adoptar por un quórum de 4/5 de propietarios y cuotas, con independencia de cuál sea la actividad que se prohíbe, conforme a lo dispuesto en el art. 553-26.2.a) del Código Civil de Cataluña.

La problemática del animus prohibiendi de las comunidades de propietarios gira en torno a la eficacia del acuerdo comunitario prohibitivo. Y no sólo respecto de actividades ya implantadas legalmente en el inmueble, sino de potenciales usos futuros legalizables. Si bien el nuevo art. 17.12 de la LPH declara que “estos acuerdos no tendrán efectos retroactivos”, existen dudas sobre el alcance de dicha irretroactividad. A la espera de que los tribunales se pronuncien sobre ello, debemos preguntarnos si el acuerdo prohibitivo de actividad vincula a los propietarios que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones: (i) propietarios disidentes que en el momento de la adopción del acuerdo no hubieren iniciado la actividad que se prohíbe ni hubieran realizado actos preparatorios para ello, pero que tenían expectativas de realizar dicha actividad en un futuro; (ii) propietarios disidentes que aun no habiendo iniciado dicha actividad objeto de prohibición, hubieren realizado actos preparatorios para ello, como es la solicitud de la habilitación administrativa necesaria para realizar dicha actividad; o (iii) propietarios disidentes que vinieren ejerciendo la actividad en el momento de adopción del acuerdo de prohibición.

En mi opinión, y en la línea de la consolidada doctrina jurisprudencial de la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJ de Cataluña (Sentencia n.º 33/2016, de 19 de mayo, Sentencia n.º 74/2018, de 13 de septiembre, y Sentencia n.º 4/2019, de 24 de enero), el nuevo acuerdo prohibitivo de actividad no debería afectar a todo propietario que se opusiera al acuerdo, con independencia de si en el momento de adopción del mismo estaba desarrollando la actividad o no, ya que lo relevante es que en el momento en que dicho comunero adquirió la finca, lo hizo libre de limitaciones dominicales, esto es, confiando legítimamente en que tenía incólume su facultad de goce y disfrute sobre la finca.

En este sentido, entiendo que el acuerdo sí debería vincular a los propietarios que no se opongan, y a los futuros adquirentes siempre y cuando en el momento de la compra hubieren podido conocer la existencia de dicho acuerdo comunitario de prohibición o limitación de uso, por estar los estatutos inscritos en el Registro de la Propiedad, o por otras vías de conocimiento (ej. incorporación de los estatutos a la escritura de compraventa).

FUENTE

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizas tambien te interese leer …